Cuando has decidido actuar e ir tras tus sueños, sin duda alguna es porque has encontrado el motivo o la razón que te impulsa lo suficiente para ponerte en acción.

No obstante, debes estar consciente que toda acción realizada requiere de fundamentos sólidos para que su ejecución cause el efecto deseado. Es en este punto donde tu sistema de creencias debe ser lo suficiente valioso para una acción efectiva.

Para empezar, ¿crees en ti? ¿Te tienes la confianza necesaria para llegar hasta el final con tus metas y objetivos? O, eres de los que, a mitad del camino, ¿te boicoteas? Porque déjame decirte que tu amor propio debe ser lo suficiente y lo necesario para poder combatir las críticas, los “no puedo”, los “no lo vas a lograr”, “es demasiado para ti”, de aquéllos que aparecerán en el camino una vez que lo inicies.

Tu dosis de amor hacia ti mismo debe de opacar y –de ser posible- lograr desaparecer toda duda y/o temor que te sobresalte hacia lo que anhelas y/o desees.

Tus creencias son tus cimientos de lo que construyes en esta vida. No podrás edificar sobre terreno fangoso, aún si tus materiales de construcción son muy buenos. Los cimientos son fundamentales para que nuestra obra no se derrumbe.

Así que, el consejo es FORTALECE TU SISTEMA DE CREENCIAS de la siguiente manera:

  1. Cree en ti: en tus pensamientos y emociones.
  2. Reconócete en lo que hagas.
  3. Más que escuchar lo que digan los demás de ti, enfócate en lo que quieres lograr.
  4. Aprende a ser determinante.
  5. No tomes nada personal.
  6. Considera las cosas de quien venga.
  7. Pide consejo. Escucha y toma acción de acuerdo a tus valores y principios.
  8. Vive tu vida. Fíjate objetivos. Sueña y emprende hacia lo que deseas alcanzar.

Sólo se vive una vez y que mejor hacerlo con pasión y determinación. Eres una maravillosa creación y estás dotado para lograr lo que desees; sólo créelo y ve por ello.

 

FE + AMOR = DETERMINACIÓN + ACCIÓN por lo tanto se logra el ÉXITO.