fotoarticulo2

¿Cuántas veces te has boicoteado en el logro de tus metas?  ¿Cuántas veces has decidido hacer algo y no lo haces? ¿Te ha ocurrido que sientes culpa por tus deseos? ¿Crees que no mereces lo que sueñas?

Supongo que a más de una interrogante (sino es que todas) has contestado que sí. Has experimentado la dicha de querer conquistar el mundo y en cuestión de algunos instantes, sientes que no es correcto. Si eso te ocurre o te ha estado sucediendo te digo algo, NO TE AMAS LO SUFICIENTE.

Sí, aunque te sorprendas, no sientes amor por ti misma. Cuando te amas verdaderamente, vas a procurar, en todo tiempo y en todo lugar, a darte lo mejor. Vas a cuidarte en toda la extensión de la palabra: vas a cuidar tu salud, tu alimentación, tu cuerpo, tus amistades, lo que lees, lo que ves, lo que escuchas; vas a valorar a tu familia, vas a realizar tu trabajo con pasión, vas a dedicarte tiempo para recrearte.

Cuando realmente TE AMAS, vas a darte cuenta que necesitas y debes estar bien, primero, CONTIGO MISMA, y después con los demás. No se trata de cubrir necesidades, sino de lo que DEBES DE HACER para sentirte plena y feliz.

Todos los días la Creación nos regala la oportunidad de reinventarnos en todo lo que hacemos; es la oportunidad para subir uno o dos peldaños de la escalera de nuestra vida. No te sientas mal si experimentas dicha o felicidad, si lograste lo que anhelabas, si te dieron lo que tanto pedías, si estás en un mejor lugar…todo eso y más es el resultado de tus acciones. Es la combinación de la perseverancia, de la constancia, del sacrificio, del apoyo, del Universo mismo que se han confabulado para darte LO QUE MERECES.

Así es, en efecto, lo que hoy eres es LO QUE MERECES. Es porque te atreviste a soñar y te levantaste y fuiste tras esos sueños. Es porque tomaste la decisión de salir de tu zona de confort y de asumir el riesgo. Es porque te hiciste responsable de tus actos. Es porque fuiste VALIENTE y decidiste CREER EN TI. Has tenido FE y has superado toda clase de OBSTÁCULOS, y, principalmente, has sentido AMOR por lo que haces. Hoy te invito a que continúes en el camino, que no te detengas, que no desmayes; a que sigas superando tus miedos, a que sigas siendo determinante en lo que decidas.

No boicotees a tu ser interior. Abrázalo y llénalo de amor, porque al final del arcoíris te espera un gran tesoro: ¡TU EXISTENCIA DIVINA!

(No lo olvides)